fbpx

Eventos

¡... y con más ganas que nunca!

No me voy a excusar. Como muchos jóvenes, y no tan jóvenes, soy pluriempleada y en verano más. He echado de menos mis momentos de bloguear, investigar y escribir, pero cuando el tiempo no da, no da. También ha habido algo de desconexión, no os voy a engañar.

Os cuento (muchos ya lo sabréis) que llevo desde antes de verano colaborando en el Palacio del Marqués de Casa Estrada y aprendiendo un montón de Marta y Chus de Vintage Bodas y mi compi Lore.

aldara_palacio

"Queridos Wendy y Jose: me llamo Aldara y quiero ser wedding planner." Así empezaba mi carta de presentación para la School de Bodas de Cuento. Desde que empecé a plantearme esta aventura hace un año, supe que en algún momento estaría allí. Desde entonces he aprendido mucho, he conocido gente, he madurado las distintas opciones y creo que tengo claro cual quiero que sea mi futuro. Este fin de semana ha sido decisivo en mi crecimiento como wedding planner - y como emprendedora!

Todo el mundo me pregunta ¿por qué un tipi?

Mi madre me dice que si no había un nombre más fácil, que así a ver cómo se lo explica ella a sus amigas. Otros me dicen que esto no tiene que ver con las bodas. Yo les digo que tipi es casa y que eso siempre tiene que ver con todo. De pequeño decir casa era estar salvado. Por ejemplo, el amor es casa y allí nunca puede pasarte nada malo.

Veo el tipi como un refugio, donde puedo hacer lo que me gusta.

Además de todo esto, también me parece un excelente elemento de decoración. Lo podemos poner en la habitación de los niños o en el jardín y así ellos tendrán su propia casita en la que evadirse. ¿Quién no ha querido nunca la casita del árbol?

Gracias a empresas como TipiLand Factory o To the wild podemos tener en casa estos tipis tan ideales.

¿Qué puedo decir que no se haya dicho ya? Eventazo en mayúsculas. El Pueblo de Asturias es un museo muy especial en Gijón. El entorno era precioso aunque hay que destacar una decoración maravillosa. Las creaciones florales de Pando Floristas pusieron la nota de color en cada rincón.     Para...

Para nosotros el Save the Date americano todavía no está muy extendido. Y es que vamos a nuestro ritmo, ya se sabe, y somos más de avisar vía telefónica o, si se puede, en persona. Se trata de una especie de invitación previa a la invitación oficial. En ella sólo se detalla el nombre de los novios, la fecha y el lugar. Sirve para que los invitados estén avisados con antelación (algo menos de un año antes) ya que la invitación real llegará sobre dos o, como mucho, tres meses antes de la boda.